Pan de limón y tarta del Real Madrid

¡Hola! ¿Cómo fue el fin de semana? Por aquí estuvimos descansando y de cumpleaños. ¡Descansando porque tuvimos otra semana divertida de horneado y decoración en fondant! ¡Y es que hicimos nuestra segunda tarta fondant! Pero bueno, antes de hablaros de ella os dejo una receta de uno de mis libros favoritos (o el que más): el pan de limón de la pastelería Hummingbird. ¡Y es que este libro es genial! Todo lo que he hecho hasta ahora sale riquísimo y tierno y nunca tengo que añadirle más tiempo de horneado. Lo que dice va a misa ¡y va perfectamente!

Pan de limón.

Pan de limón brillantito, ¡brillantito!

Lo hicimos para que Sergio se lo llevara a sus compañeros de trabajo y, según me contó, les gustó. Por mi parte probé un cachito ¡y madre mía! ¡Vaya gusto de sabor a limón! Además muy tiernecito, más o menos como algo entre bizcocho y pan. Os lo recomiendo 🙂

La receta viene para un molde rectangular de 23 x 13 cm pero nosotros usamos uno de 30 x 11 cm y quedó genial. ¡Vamos con ella!

Para el pan de limón necesitamos:

  • 320 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • la piel de dos limones rallados.
  • 350 g de harina.
  • 1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 250 ml de leche.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 200 g de mantequilla derretida.

Precalentamos el horno a 170º C.

Batimos el azúcar, los huevos y la piel rallada del limón con una batidora o amasadora hasta que quede bien integrado todo. En otro cuenco tamizamos la harina, la levadura y la sal. La leche irá en otro recipiente junto al extracto de vainilla.

Ahora toca incorporar todo a la mezcla de azúcar poco a poco. Primero irá un tercio de la mezcla de harina y batiremos bien. Después un tercio de la mezcla de la leche y batimos. Repetimos dos veces más batiendo siempre hasta que todo esté bien incorporado. Volvemos a batir la mezcla a velocidad máxima, incorporamos la mantequilla y volvemos a batir bien. ¡Bate que te bate!

Finalmente vertemos nuestra mezcla en el molde (engrasado y cubierto con papel de horno) y horneamos durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el pan esté doradito y cuando lo presionemos vuelva a su posición 🙂 (¡cuidado de no quemaros!).

¡Después le podemos echar un almíbar de limón para intensificar más aún su sabor!

Para el almíbar de limón necesitamos:

  • El zumo y la piel de un limón.
  • 50 g de azúcar.
  • 100 ml de agua.

Ponemos la piel, el zumo de limón, el azúcar y el agua en un cazo pequeño y lo llevamos a ebullición a fuego lento. Subimos la temperatura y hervimos hasta que nuestra mezcla se reduzca a la mitad y haya adquirido consistencia de almíbar. ¡Y ya lo tenemos listo para que cuando saquemos nuestro pan a la rejilla podamos verterlo! 🙂

Pan de limón.

Pan de limón.

Y ahora os presento nuestra segunda tarta de fondant. Que aunque no es perfecta, creo que hizo bastante ilusión a quien estaba destinada (el abuelo de Sergio) ¡y eso es lo que cuenta! ¡Aunque no me guste el tema!

_MG_7875-Editar-2

Tarta del Real Madrid.

Estaba pensada para unas 18 personas y la verdad es que no sobró mucho. No os dejo la receta porque es la misma de la última tarta de fondant (ver aquí). La única diferencia es que la hicimos en un molde de 23 cm de diámetro y que tiene tres capas en lugar de dos. También tuvimos que cambiar de marca de fondant (Credipaste) porque no había el que usamos normalmente (Funcakes) y la verdad es que se hizo difícil el trabajarlo. Aun así, está mucho más bueno. Tendremos que probar con tartas más pequeñas a ver que tal… ¡Ah sí! Y tengo que buscar y experimentar más recetas que me sirvan para cubrir con fondant ¡o arruinaré la dieta de todos los que me rodean!

Y creo que eso es todo… Tengo pendiente hacer unos cake pops esta semana para aprovechar algo de bizcocho que me sobró de esta tarta. Ya veremos cuándo porque este finde es Expotarta (¡qué miedo para mi bolsillo!).

¡Un beso!

Rollitos de canela

¡Hola! Hoy os traigo unos rollitos de canela que os resultarán riquísimos si sois fans de la canela :). Estos “pequeños” pastelitos son típicos en el norte de Europa (Suecia sobre todo) y los Estados Unidos y he de decir que recuerdan un poco a las torrijas (¡sí! ¡Amantes de las torrijas estamos de enhorabuena! ¡Un dulce que no es solo de Semana Santa!).

La primera vez que supe de ellos fue en Objetivo Cupcake pero la receta la he cogido de un libro que me compré hace poco (creo que será mi regalo de navidad :)). Este tiene nombre y apellidos: Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes, dulces y salados de Caroline Bretherton. Desde que lo vi me llamó la atención, ya que parece una enciclopedia del dulce ¡y la verdad es que tiene muy buena pinta todo!^^Además la mayoría de las recetas están explicadas muy bien e incluyen fotos de casi todos los pasos.

Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes, dulces y salados de Caroline Bretherton.

¡Vamos con la receta!

Para la masa de unos 10-12 rollitos de canela:

  • 125 ml de leche.
  • 100 g de mantequilla.
  • 2 cucharadas de levadura seca.
  • 50 g de azúcar.
  • 550 g de harina.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1 huevo y dos yemas.

Calentamos 125 ml de agua con la leche y la mantequilla hasta que se derrita y se funda. Dejamos enfriar y echamos la levadura con una cucharada de azúcar. Lo cubrimos durante 10 minutos.

Mientras podemos tamizar la harina y echarla en un bol junto a la sal y el azúcar restante. Una vez hayan pasado los 10 minutos, hacemos un hueco en el centro de la mezcla seca y vertimos la mezcla de leche. Añadimos el huevo y las yemas batidas y mezclamos para formar una masa gruesa. Esto se puede hacer también con una mezcladora si tenemos gancho. Si la masa queda muy pegajosa y poco manejable, echamos más harina. Cubrimos la mezcla y la dejamos reposar 2 horas a temperatura ambiente hasta que crezca.

Rollitos de canela.

Para el relleno:

  • 2 cucharadas de canela.
  • 100 g de azúcar moreno.
  • 25 g de mantequilla.

Preparamos el relleno mezclando la canela con el azúcar moreno. Una vez que la masa haya crecido la extendemos en una superficie enharinada formando un rectángulo de aproximadamente 40 x 30 cm. Derretimos la mantequilla y la repartimos por encima de la masa. Esparcimos entonces el relleno dejando un margen de al menos 1 cm en uno de los lados. Presionamos el relleno para que se quede pegado el relleno y enrollamos yendo hacia el margen.

Cortamos de 10 a 12 rollitos más o menos iguales procurando no aplastarlos y engrasamos un molde o bandeja donde colocaremos los rollos. Los cubrimos y dejamos reposar de nuevo a temperatura ambiente una 1 o 2 horas.

Precalentamos el horno a 180º C, mientras pincelamos los rollos con un huevo ligeramente batido. Horneamos durante unos 25 o 30 minutos o hasta que se doren y al pincharlos no se manche el palillo.

Calentamos 3 cucharadas de agua con 2 de azúcar y barnizamos los rollitos. Espolvoreamos con azúcar glas y una cucharada de canela. Si para vuestro gusto quedan secos podéis probar a hacer un glaseado:

  • 50 g de azúcar glas.
  • 2 cucharadas de nata líquida.
  • Un poco de agua.

Mezclamos todo bien y lo echamos sobre los rollitos al servir 🙂

Los rollitos duran unos 2 días en un recipiente hermético. No es que se estropeen pero al ser un pan de canela pues se ponen duros. Pueden congelarse también durante unas 4 semanas.

¡Disfrutadlos!

Rollitos de canela.