Bizcocho de café y polos de mojito

¡Hola! ¡Siento no haber aparecido en todo un mes! Las vacaciones se van acabando y necesito encontrar un trabajo, cosa que hasta ahora no ha tenido mucho éxito… ¡No habrá que desesperar! También me estoy sacando el carné de conducir. ¡Sí, por fin! Me ha costado lo mío pero parece que lo conseguiré. Es probable que dentro de dos semanas ya me presente al teórico.

Y como siempre, no he parado de hornear y por supuesto, de hacer helados. Así que tenemos que ponernos al día bastante. Para retomarlo os sugiero un bizcocho de café de Las recetas de la pastelería Hummingbird. Esta receta la hice durante mis vacaciones en Melilla por lo fácil que es hacerla y por lo poco que requiere (no son ingredientes para nada raros que me costara horrores encontrar en Melilla). Salvo que en esa ocasión no le hice la crema que la pastelería Hummingbird nos sugiere por falta de una batidora en condiciones. Pero aun así os la pongo que seguro que ambas cosas quedan deliciosas juntas. ¡Vamos con la receta!

DSCF5040

Para un bizcocho de café (molde en forma de anillo de 25 cm de diámetro) necesitamos:

  • 2 cucharadas de café instantáneo granulado (nos vale el Nescafé).
  • 450 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 450 g de azúcar.
  • 8 huevos.
  • 450 g de harina.
  • 2 cucharadas de levadura química.
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo.

Ponemos el café instantáneo granulado y 170 ml de agua en un cazo y lo llevamos a ebullición a fuego medio. Hervimos hasta que la mezcla se reduzca a la mitad y retiramos del fuego. Dejamos enfriar por completo.

Preparamos nuestro molde y precalentamos el horno a 170º C.

Batimos la mantequilla, el azúcar y la mezcla de café fría con una amasadora o batidora hasta que los ingredientes estén bien mezclados. Agregamos los huevos uno a uno, mezclando bien y rebañando con una espátula las paredes del cuenco tras cada adición.

Tamizamos la harina, la levadura y el cacao y lo vamos incorporando poco a poco a la mezcla anterior mientras batimos. Tiene que quedar todo bien mezclado y esponjoso.

Vertimos la masa en el molde y alisamos la superficie. Horneamos durante 40 minutos, más o menos, o hasta que el bizcocho parezca firme y al tocarlo vuelva a su posición (¡cuidado con la temperatura!). Lo dejamos enfriar ligeramente en el molde antes de desmoldarlo. Lo desmoldamos sobre una rejilla hasta que se enfríe por completo.

Para el glaseado de vainilla necesitamos:

  • 250 g de azúcar glas o icing sugar tamizado.
  • 80 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 25 ml de leche.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Batimos el azúcar glas y la mantequilla en una amasadora o batidora a velocidad media-baja hasta que estén bien mezclados. Bajamos la velocidad y mezclamos en otro cuenco la leche y el extracto de vainilla. Los añadimos a la preparación, poco a poco, incorporando dos cucharadas cada vez. Cuando hayamos añadido todo subimos la velocidad al máximo y batimos hasta que el glaseado esté ligero y esponjoso, 5 minutos como mínimo.

Echamos el glaseado sobre nuestro bizcocho y decoramos con virutas de chocolate.

Y de regalo ¡polos de mojito! Sí, otra vez con los mojitos.

Polos de mojito.

Polos de mojito.

Para 6-8 polos de mojito necesitamos:

  • 1 lima.
  • 1 manojo de hierbabuena.
  • 350 ml de agua.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 3 cucharadas de ron.

Lavamos la lima y sacamos su raspadura. La exprimimos.

Reservamos unas hojas de hierbabuena y el resto lo majamos en el mortero.

Vertimos el agua en un cazo y añadimos el azúcar y la piel de lima. Sin dejar de remover, calentamos hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Añadimos la hierbabuena majada, apartamos del fuego el cazo y dejamos reposar la mezcla 10 minutos tapada. Lo destapamos y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Pasamos la mezcla por un colador y añadimos el zumo de lima y el ron. Picamos las hojas de hierbabuena reservadas y las añadimos.

Repartimos la preparación entre los moldes y los metemos en el congelador durante un mínimo de 8 horas. ¡Y ya los tenemos! ¡Qué aproveche!

¡Un beso y hasta la próxima!

Bizcocho de piña

¡Hola! ¿Qué tal el veranito? Ya estamos en la segunda quincena de agosto… ¡Pero qué rápido pasa el tiempo! ¿Y qué he hecho este verano? Pues no mucho… Hacer el vago y poco más. Pero del horno (y del congelador este año) no me he olvidado y tengo varias recetas. Una de ellas es el bizcocho de piña de la pastelería de Hummingbird. No digo más, el resto ya os lo sabéis. Sobra decir que parece una nube de lo esponjoso que sale. Lo mío con esta pastelería es preocupante, en serio… ¿Os animáis a probarlo? ¡Vamos allá!

Para un bizcocho de piña (molde de 23 cm) necesitamos:

  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 200 g de azúcar y 3 cucharadas para espolvorear.
  • 4 huevos.
  • 200 g de harina.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 5 rodajas de piña en lata en su jugo.
  • 90 ml del jugo de la piña.

Bizcocho de piña.

Bizcocho de piña.

Precalentamos el horno a 170º C y preparamos nuestro molde. Para prepararlo tenemos dos opciones. O lo forramos con mantequilla y papel de horno o lo engrasamos con mantequilla y espolvoreamos un poco de harina. ¿Ventajas de esto último? Las rodajas de piña y su almíbar no os quedará tan claritos como a mí. Pero como yo no estaba con el horno que normalmente utilizo pues no me fiaba…

Sea cuál sea vuestra opción, ahora tenemos que espolvorear las 3 cucharadas de azúcar sobre el molde y colocar las 5 rodajas de piña sin superponerlas (si no os cupieran podéis cortar una de ellas y meterla por los huecos).

Ahora ya comenzamos con nuestra masa. En una batidora o amasadora batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla quede ligera y esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno, mezclando bien y rebañando las paredes del bol tras cada adición.

En un bol aparte, tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadimos los ingredientes secos a la mezcla de mantequilla, mezclando bien hasta que nos quede una masa suave. Añadimos el jugo de la piña y volvemos a mezclar.

Echamos la mezcla en nuestro molde, de forma que las rodajas de piña queden bajo la masa, y horneamos 35-45 minutos o hasta que el bizcocho se dore, al presionarlo vuelva a su posición y al meter un palillo este salga limpio. Dejamos que se enfríe, retiramos el molde, dejándolo al revés, y volvemos a dejar enfriar.

La receta sugiere que si se come caliente se sirva con nata. Nosotros lo comimos frío y sin nada y estaba muy bueno y jugoso.

¡Espero que lo disfrutéis y os guste!

Bizcocho de chocolate con Nutella

¡Hola! Tenía esto un poco abandonado ¡pero la semana pasada fue intensa! Entre la vuelta de vacaciones, las compras para preparar mi tarta de cumpleaños y la preparación de esta (¡primera con fondant en casa!), unido al curso de cupcakes del sábado… No he tenido tiempo de pasarme por aquí. Pero he de decir que ¡ojalá todas las semanas fueran iguales!

Mi tarta de cumpleaños!

¡Mi tarta de cumpleaños!

También estuvo la celebración con mis amigas que me regalaron un delantal ¡bordado y personalizado! ¡Y es que aún no tenía delantal aunque parezca mentira! Como tampoco nunca me he puesto cara en este blog, os dejo una foto con mis amigas y mi delantal ^^

De izquierda a derecha: Tamara, Gema (yop!) y Gaby

De izquierda a derecha: Tamara, Gema (¡yo!) y Gaby.

¡Pero bueno! Vamos con lo que nos trae por aquí:¡ nuestra receta! Esta receta me la dieron en el curso de tartas de Vainilla y Caramelo ¡que recomiendo encarecidamente! (Resultado del curso aquí). Es para un bizcocho de 23 cm de diámetro, pero yo lo usé con un molde de 20 cm de diámetro y 10 cm de altura (PME) para que me saliera bastante alto y así poder cortarlo en varias capas.

Para el bizcocho de chocolate necesitamos:

  • 280 g de harina.
  • 185 g de azúcar.
  • 220 g de azúcar moreno.
  • 250 g de mantequilla.
  • 4 huevos.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1/2 cucharadita de levadura Royal.
  • 125 g de chocolate de postres derretido.
  • 250 ml de buttermilk (250 ml de leche y 1 cucharada de vinagre durante 1 minuto en el microondas).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Foto por aquí, foto por allí...

Foto por aquí, foto por allí…

Preparamos el molde forrándolo con papel de horno con ayuda de un poco de mantequilla y precalentamos el horno a 180º C. Derretimos el chocolate al baño maría y dejamos que se enfríe. Por otro lado, tamizamos la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato y reservamos.

Con una batidora de varillas o una amasadora batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta conseguir una mezcla esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno batiendo de forma que queden bien incorporados. Echamos el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Añadimos el chocolate derretido y continuamos batiendo hasta que quede una mezcla uniforme.

Cogemos nuestros ingredientes secos y vamos añadiendo poco a poco, intercalándolos con la buttermilk. Batimos bien antes de incorporar el resto. Una vez esté todo, echamos la masa a nuestro molde y lo horneamos durante 45 minutos (depende del horno, siempre comprueba con un palillo o cake tester. Si sale limpio, está listo nuestro bizcocho).

Dejamos enfriar el bizcocho en una rejilla unos 15 minutos y lo sacamos del molde. Cuando se enfríe por completo lo envolvemos en papel film y lo meteremos a la nevera (si vamos a montar nuestra tarta al día siguiente) o al congelador (si vamos a tardar bastante en hacerlo). No os preocupéis si os queda demasiado tierno, con la nevera se endurece un poco 🙂

Cangrejo y ballena de fondant

Cangrejo y ballena de fondant.

Para que nuestro bizcocho nos quede más jugoso le echaremos un almíbar de vainilla en cada una de las capas.

Para el almíbar de vainilla:

  • 100 g de azúcar.
  • 100 g de agua.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

En un cazo calentamos el azúcar y el agua hasta que queden integrados (también podemos hacerlo en el microondas). Una vez que la mezcla esté homogénea, echamos el extracto de vainilla. Lo dejamos enfriar y lo metemos en un biberón para bañar nuestro bizcocho 🙂

Para el buttercream de Nutella:

  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 g de azúcar glas o icing sugar.
  • 3 cucharadas generosas de Nutella (es al gusto).
  • 1-2 cucharadas de leche (depende si veis la mezcla demasiado seca y espesa).

Tamizamos el azúcar glas y lo batimos con la mantequilla hasta que estén bien integrados. Añadimos la Nutella y comenzamos a batir. Añadiremos la leche si es necesaria y batiremos durante 5-10 minutos. Con ayuda de una espátula rellenamos y cubrimos nuestro bizcocho.

Para cubrir la tarta (de 20 cm de diámetro x unos 8 cm de alto) nosotros utilizamos unos 600 g de fondant, aunque luego sobró (¡prometo hacer un tutorial para montar una tarta cuando tengamos más experiencia!). Para las decoraciones usamos el molde de Wilton de motivos marinos y fondant mezclado con pasta de flores. Los muñecos también son de fondant con pasta de flores modelados siguiendo el maravilloso libro de Jan Clement-May: Guía Squires Kitchen para modelar animales de azúcar (¡prometo hacer también algún día un tutorial de figuritas!).

Molde Wilton y libro de modelado de animales

Molde Wilton y libro de modelado de animales.

Para acabar os dejo el resultado del curso de cupcakes que hicimos (¡adivinad cuáles son hechos por mí y cuáles por Sergio!)

¡Qué disfrutéis todo y hasta la próxima!

Curso de cupcakes

Curso de cupcakes.

 

Tarta de limón y mandarina

¡Hola! Hoy os traigo otra receta bastante rica la verdad 🙂 Me ha gustado esta combinación bastante y eso que los bizcochos no me vuelven muy loca. Después del gran descubrimiento de la pasta de mandarina de Home Chef tenía que probar esto… ¡Y aquí estamos! La hicimos solo de un piso porque no era para ninguna ocasión especial, solo para nosotros y dos pisos hubieran sido mucho, pero seguramente dos pisos queden mucho más bonito 🙁

Para el bizcocho de limón:

  • 1 yogur de limón.
  • 1/2 yogur de aceite.
  • 3 yogures de harina.
  • 2 yogures de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 1 sobre de levadura royal o 16 g.
  • 1 ralladura de limón (si es posible, que el limón sea grandecito).

Precalentamos el horno a 170º C. Tamizamos la harina y la levadura y mezclamos todo en un bol. Lo echamos en un molde de 20 cm y lo metemos al horno. Yo lo tenía 5 minutos con el horno antiguo por arriba y abajo y luego otros 20 minutos solo por abajo porque calentaba muy desigual. Supongo que con el nuevo no hará falta cambiar la posición. Si se os empieza a quemar por arriba ponedle papel albal o una tapadera de metal 🙂

Después de enfriarse le echamos el almíbar que nos había sobrado de los cupcakes de mandarina. Os recuerdo la receta del almíbar de mandarina:

  • 100 g de azúcar.
  • 100 ml de agua.
  • 1 cucharada de pasta de mandarina.

Ahora lo cubrimos con buttercream de mandarina. Para un piso de bizcocho nos vale  la misma cantidad que usamos para las magdalenas:

  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 g de azúcar glas.
  • 1 cucharada de pasta de mandarina.
  • 2-3 cucharadas de leche.

Tamizamos el azúcar glas y lo batimos junto a la mantequilla. Añadimos la cucharada de pasta de mandarina y la leche. Si lo quereis de otro color echad colorante. Yo utilicé los de gel de Wilton y para el naranja necesite 1 palillo de rojo y 2 de amarillo.

¡Disfrutadlo!

Tarta de limón y mandarina.

Tarta de chocolate con buttercream de Oreo

¡Hola! Para estrenar el blog os traigo una de las recetas que más me han gustado hasta ahora: la tarta de chocolate con buttercream de Oreo. Es una mezcla de dos recetas que me habían gustado por separado y decidí intentar ver si quedaban bien juntas ¡y sí! La hicimos para un cumpleaños múltiple y quedo poca cosa, así que debe de estar bueno, ¿no? He de decir que es la primera vez que hacemos algo así y fue un poco experimento. Os dejo las recetas:

Para el bizcocho de chocolate (receta cogida del fascículo 1 de la colección Pastelería Creativa de Planeta deAgostini):

  • 225 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 225 g de azúcar.
  • 4 huevos medianos.
  • 175 g de harina con levadura (o harina normal y 13 g de levadura).
  • 50 g de cacao en polvo.
  • 1 cucharada de agua templada.

Para comenzar precalentamos el horno a 180º C. Mientras, batimos la mantequilla y el azúcar con la batidora en un bol hasta que quede suave y esponjosa. Después añadimos los huevos uno a uno mientras batimos.

Tamizamos la mitad de la harina y la mitad del cacao en un bol y los mezclamos. Tamizamos la otra mitad de harina y cacao y añadimos una cucharada de agua si queda muy seca la mezcla.

Dividimos la mezcla entre dos moldes redondos de 20 cm y la alisamos con una espátula. Cocemos entre 15 y 25 minutos. Esto último depende de vuestro horno. Por ejemplo, en el nuestro necesitamos poner 5 minutos arriba y abajo y unos 20 minutos solo abajo. Recordad no abrir el horno hasta que haya pasado más de la mitad del tiempo porque sino perderá lo que haya subido o no subirá. El bizcocho estará listo si cuando pinchamos con un palillo este sale limpio.

Para la buttercream de Oreo (receta cogida de Canela’s Cake):

  • 6 Oreos grandes.
  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 3 cucharadas de leche.
  • 380 g de azúcar glas.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Para la buttercream, colocaremos todos los ingredientes en nuestra batidora/amasadora y mezclaremos primero a velocidad baja durante 2 minutos. Después subiremos la velocidad a alta 2 minutos más.

La buttercream que te sale te vale para rellenar entre los dos bizcochos y cubrirlos. No me sobró mucho.

¡Qué os aproveche!

¿Qué os parece?