Brownie de Oreo y chocolate

¡Hola! ¿Cómo os va la vida? Yo como siga con esta rutina, poco voy a ir publicando. Con todo lo que tengo que hacer ahora (estudiar, clases de conducir, dar clases de inglés, escuela de idioma y máster) no tengo nunca tiempo de preparar algo y lo peor de todo es que cuando tengo tiempo no tengo ganas. Espero que este fin de semana que no tengo máster solucione esto un poco. Así que de momento, como ya dije hace un mes, voy a tirar de cosas que preparé hace bastante ya para aquellos que habéis echado de menos que publique algo (mi hermana, por ejemplo).

Hoy os traigo algo riquísimo… No duro mucho de lo bueno que estaba. Pero… ¿cómo no iba a estar bueno si lleva chocolate y oreos? Mis dos ingredientes preferidos como ya habréis intuido de mis recetas. ¡Os presento el brownie de oreo y chocolate definitivo de Tu medio cupcake!

Brownie de oreo y chocolate.

Brownie de oreo y chocolate.

Para un brownie de oreo y chocolate (molde redondo de 20 o 23 cm de diámetro) necesitaremos:

  • 3 huevos.
  • 2 yemas de huevo.
  • 200 g de chocolate negro.
  • 165 g de mantequilla.
  • 165 g de azúcar moreno.
  • 155 g de galletas Oreo (un paquete y un poco de otro).
  • 30 g de harina.
  • 15 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • Una pizca de sal.

Preparamos el molde, engrasándolo con mantequilla tanto fondo como paredes. Troceamos las Oreos en cuartos y reservamos unas 5 galletas para decorar luego la parte de arriba. Ponemos a precalentar el horno a 180º C.

Fundimos la mantequilla y el chocolate en un mismo cuenco a baño maría, removiéndolo para que se deshaga bien, o en el microondas. Si utilizáis el microondas, tened cuidado de que el chocolate no se os queme. Lo reservamos.

Batimos en un bol los huevos, las yemas y el extracto varios minutos hasta que doblen o tripliquen su volumen. La mezcla debe adquirir un color más claro y una textura más cremosa.

Añadimos a esta mezcla la mitad del azúcar con cuidado de que no baje el volumen y batimos hasta que se integren los ingredientes. A continuación hacemos lo mismo con el resto del azúcar.

Añadimos la mezcla de chocolate y mantequilla también con cuidado de que no baje el volumen y con una espátula de silicona lo vamos mezclando todo con movimientos envolventes sin que pierda volumen. No volváis a batir con la batidora o la mezcla se hará más compacta. Una vez que esté bien mezclada, añadimos la harina, el cacao y la sal y continuamos con nuestros movimientos envolventes hasta mezclar bien.

Por último, añadimos las Oreos troceadas y mezclamos un poco para que se repartan. Echamos la masa en el molde engrasado  y decoramos la parte de arriba con las galletas Oreos que reservamos. Horneamos durante 30 – 40 minutos y dejamos enfriar en una rejilla. Tened cuidado, pues si cortáis el brownie cuando aún está caliente, el chocolate estará demasiado líquido.

Brownie de Oreo y chocolate.

Brownie de Oreo y chocolate.

Como veis nada difícil y bastante satisfactorio 🙂 Espero que lo disfrutéis y… ¡hasta el próximo post!

Tarta de chocolate Guinness

¡Hola! ¿Qué tal? Hoy os traigo toda una delicia: otra receta de la pastelería Hummingbird (¡cómo no!). Esta vez es una tarta, pero un poco extraña. ¡Lleva cerveza! Entre otras cosas, pues también lleva buttermilk. ¡Y chocolate! Os preguntaréis a qué puede saber este mejunje. Pues no lo sé, pero lo que sí sé es que está riquísima. ¡Y muy tierna! Yo creo que la unión de la buttermilk y la Guinness es todo un acierto para la esponjosidad de esta tarta. Y ya si le añadimos chocolate… Es una receta perfecta.

¡Vamos con ella!

Tarta chocolate Guinness.

Tarta chocolate Guinness.

 Para la tarta de chocolate Guinness (12-14 porciones, molde de 23 cm) necesitamos:

  • 250 ml de cerveza Guinness.
  • 250 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 80 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 400 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 140 ml de buttermilk (o 140 ml de leche y 1 cucharada de vinagre).
  • 280 g de harina
  • 2 cucharaditas de bicarbonato.
  • 1/2 cucharadita de levadura química.

Precalentamos el horno a 170º C y preparamos nuestro molde de 23 cm.

Echamos la Guinness en un cazo y añadimos la mantequilla. Calentamos a fuego medio hasta que se derrita la mantequilla y todo quede unido. Retiramos el cazo del fuego y añadimos el cacao en polvo y el azúcar. Aparte, batimos los huevos, el extracto de vainilla y la buttermilk para luego añadirlo a la mezcla anterior.

Tamizamos la harina, el bicarbonato y la levadura en el bol de nuestra batidora/amasadora y le añadimos la mezcla del cazo. Batimos y rebañamos con una espátula las paredes. Volvemos a batir.

Echamos la mezcla en nuestro molde y horneamos durante aproximadamente 45 minutos o hasta que al presionar el bizcocho (con cuidado, por favor) este vuelva a su posición y al meter en el centro un palillo o cake tester este salga limpio. Dejamos que se enfríe y desmoldamos. Dejamos que se termine de enfriar en una rejilla.

Para la crema ¡de queso! necesitaremos:

  • 50 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 300 g de azúcar glas o icing sugar.
  • 125 g de queso Philadelphia frío (no light).
  • Cacao en polvo para espolvorear (opcional).

En nuestra batidora batimos la mantequilla y el azúcar glas hasta que no haya trozos grandes de mantequilla y la mezcla quede arenosa. Añadimos el queso Philadelphia y lo batimos a velocidad baja. Cuando esté más o menos integrado y no vaya a saltar, subimos la velocidad a media y batimos hasta que la crema quede suave y esponjosa. Cuidado de no sobrebatirlo, pues se corta.

Una vez que tengamos nuestra crema, cubrimos la tarta y servimos. ¡Qué ganas tengo de volver a hacerla!

¡Espero que la disfrutéis!

P.D.: ¿A que ha quedado bien el frosting? ¡Menudo invento el plato giratorio!

Cookies de chocolate con pepitas de chocolate blanco

¡Hola!

Hoy tocan galletas. Y conociéndome  tenían que ser de chocolate. De chocolate negro, pero con pepitas de chocolate blanco. El resultado… ¡Cookies de chocolate con pepitas de chocolate blanco!

Un poco deformes, pero ricas.

Un poco deformes, pero ricas.

¿Os gustan las galletas crujientes? ¿O sois más de galleta blandita y jugosa? Yo soy de las que piensa que depende del día. Y hoy era el día de las galletas blanditas y jugosas. La receta es de uno de mis blogs favoritos: Sally’s Baking Addiction pues parece que esta chica y yo tenemos mucho en común en cuanto a gustos por la comida. Cosa que publica, cosa que por lo general me gusta. Y las cookies de chocolate son algo que nos gusta a ambas.

Como podéis ver las cantidades están en cups, tablespoons y teaspoons, así que las he pasado a gramos para los que no tengáis estos medidores. De todas formas son baratillos. Estos me costaron en total unos 8€ y además son bonitos (¡colores!). ¡Pero vamos ya con la receta!

Cucharas medidoras.

Cucharas medidoras.

Para unas 16 cookies grandes de chocolate con pepitas de chocolate blanco necesitamos:

  • 110 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100 g de azúcar normal.
  • 110 g de azúcar moreno.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 120 g de harina.
  • 50 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Una pizca de sal.
  • 2 cucharadas de leche.
  • 180 g de pepitas de chocolate blanco.

Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que la mezcla se integre y quede cremosa. Batimos en un bol aparte el huevo con el extracto de vainilla y lo añadimos a la mezcla de la mantequilla, batiendo hasta que todo se integre. En otro bol tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal y vamos añadiendo todo poco a poco a la mezcla de la mantequilla. Batimos y con nuestra espátula vamos despegando lo que se pega en el bol. Una vez que tengamos la mezcla de harina totalmente echada, echamos la leche. Tienen que ser 2 cucharadas, ni más, ni menos, pues si no la masa será imposible de trabajar. Batimos y echamos nuestras pepitas. Las distribuimos bien y volvemos a despegar con la espátula nuestra masa del bol. Esta masa quedará pegajosa, pesada y difícil de manejar, por lo que tenemos que dejarla reposar en la nevera (con papel film) durante al menos dos horas, máximo 36 horas.

Galleta mordida.

Galleta mordida.

Precalentamos el horno a 170º C.

Después del reposo en la nevera dividiremos la mezcla en 16 bolitas iguales o si tenéis los medidores podéis utilizar dos tablespoons y hacer una bolita. Ponemos algunas pepitas encima de nuestras bolitas ¡y al horno! Horneamos durante 12 minutos más o menos. Las galletas parecerán que no están hechas pero sí que lo están. De todas formas podéis presionarlas ligeramente (y con cuidado para que no os queméis) para ver si están demasiado blandas. Tened en cuenta que una vez fuera, ya en la rejilla, endurecen un poco.

Las galletas duran en un recipiente cerrado perfectamente 7 días. No se endurecerán pero tampoco creo que os vayan a durar tanto. Están muy buenas, de verdad. Y eso es todo por hoy, ¡hasta la próxima!

P.D.: ¿Sabéis qué puedo hacer para que no me salgan tan feas? ¿Y qué chocolate puedo usar para que no se queme? Este era chocolate valor.

Cupcakes de chocolate y coco

No, no me he equivocado. Ya sé que todos los cupcakes de esta web son de chocolate y coco, pero esta vez es literal. Decidimos el nombre de la web porque son nuestros sabores favoritos: el coco para Sergio y el chocolate para mí. Hasta ahora hemos tenido muchas recetas de chocolate, alguna con coco pero nunca combinadas. No he sido muy fan del coco desde que tengo conciencia y por eso no me decidía a mezclar ambos sabores. Pensaba que era un sacrilegio para el chocolate. Pues bueno, la pastelería de Hummingbird (¿os he dicho alguna vez lo mucho que me gusta?) me ha demostrado que también pueden ir juntos. Si se le puede sacar algún fallo a esta pastelería y su libro es que las buttercreams no tienen la suficiente consistencia como para utilizarlas con boquilla y manga pastelera. Ellos hacen un pequeño copete con la espátula, que aún estamos intentando dominar. Pero bueno, el sabor es el mismo ¿no?

Cupcakes de chocolate y coco.

Cupcakes de chocolate y coco.

Si, he dicho y a sus libros. Porque no sé vosotros pero para mí ha sido una grata sorpresa encontrarme que tienen dos libros más aparte del que yo tengo. Esta receta es del último que ha salido: The Hummingbird bakery: Home sweet home. Enseguida me lo cogí y estoy a ver si me cojo el otro pronto. Pero bueno, ¡vamos con la receta!

Para 12-16 cupcakes de chocolate y coco necesitamos:

  • 70 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 170 g de harina.
  • 250 g de azúcar.
  • 50 g de cacao en polvo.
  • 1 cucharada de levadura química.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 210 ml de leche.
  • 2 huevos.
  • 3 barritas de chocolate y coco (las venden en el Lidl como Cocos & Choco minis).

Precalentamos el horno a 170º C y preparamos nuestra bandeja con las cápsulas.

Tamizamos la harina, el cacao y la levadura. En una batidora o amasadora mezclamos la mantequilla, la harina, el azúcar, el cacao, la levadura y la sal. En una jarra mezclamos la leche y los huevos a mano. Con velocidad baja echamos gradualmente la mitad de esta mezcla líquida y mezclamos hasta que estén incorporados. Subimos la velocidad a media y batimos hasta que no queden grumitos. Con una espátula despegamos la masa del bol y volvemos a bajar la velocidad. Echamos la otra mitad líquida gradualmente y batimos hasta que la mezcla quede sin grumos de nuevo y bien integrada.

Cupcakes de chocolate y coco.

Cupcakes de chocolate y coco.

Repartimos la masa en nuestras cápsulas rellenándolas unos 2/3. Podemos utilizar una cuchara de helado para que sea más fácil, solo tenemos que echar una. Partimos las barritas entre 12 y 16 veces (depende del número de cupcakes) y metemos los trocitos en la masa de los cupcakes. Metemos al horno y horneamos durante 20-25 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo este salga limpio. También tiene que quedarse con textura de esponja, es decir, que cuando lo toques ligeramente este recupere su forma. Dejamos enfriar en una rejilla.

Para el buttercream de coco necesitamos:

  • 500 g de icing sugar o azúcar glas.
  • 160 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 60 ml de leche de coco.

Tamizamos el icing sugar o azúcar glas y lo batimos a velocidad baja con la mantequilla. Una vez esté integrado echamos nuestra leche de coco y subimos la velocidad para que se mezcle bien y nos quede ligero y esponjoso.

Fácil y rico, ¿verdad?

¡Espero que los disfrutéis y nos vemos en el próximo post!

Cupcakes de chocolate y coco.

Cupcakes de chocolate y coco.

Brownie de tarta de queso y frambuesas

¡Hola! Un día más estamos por aquí para endulzarnos un poco, pues a veces se necesita una ayudita extra. Y digo a endulzarnos porque confieso que cada día soy más fan de el que para mí es hasta ahora el mejor libro de recetas. Las recetas de la pastelería Hummingbird son… ¡Indescriptibles, deliciosas y fáciles!

Hoy os traigo mi primer brownie, que como me gustan tanto los retos, lleva además una tarta de queso con frambuesas por encima. ¡Riquísima! ¡Vamos con la receta!

Brownie de tarta de queso y frambuesas

Brownie de tarta de queso y frambuesas ya degustado.

Para el brownie (de unas 12 porciones con un molde/bandeja de más o menos 33 x 23 x 5 cm) necesitamos:

  • 200 g de chocolate negro picado.
  • 200 gr de mantequilla.
  • 250 gr de azúcar glas.
  • 3 huevos.
  • 110 gr de harina.

Derretimos el chocolate negro al baño maría y lo dejamos enfriar. Mientras, batimos la mantequilla y el azúcar con nuestra batidora o amasadora hasta que queden bien integrados. Añadimos los huevos uno a uno, rebañando las paredes del cuenco con una espátula de goma después de cada adición. Batimos hasta tener una mezcla homogénea y agregamos la harina (previamente tamizada). Ahora agregamos nuestro chocolate lentamente y volvemos a mezclar bien. Vertemos la masa en el molde previamente engrasado y alisamos la superficie con una paleta.

Para la tarta de queso necesitamos:

  • 400 g de Philadelphia.
  • 150 g de azúcar glas.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 2 huevos.

Precalentamos el horno a 170º.

Batimos la Philadelphia, el azúcar y el extracto de vainilla con nuestra batidora o amasadora a velocidad lenta hasta que la mezcla quede homogénea. Añadimos los huevos uno a uno sin dejar de remover, rebañando las paredes con nuestra espátula tras cada adición. La mezcla debe quedar cremosa, pero no batáis demasiado, pues el queso puede cortarse. Repartimos sobre el brownie y alisamos con la paleta.

Horneamos durante 30-40 minutos o hasta que el pastel de queso esté firme al tacto, ligeramente dorado por los bordes y al meter un cuchillo esté salga ligeramente manchado (si esperamos a que no manche el brownie se nos quedará seco). El centro debería quedar aún pálido. Dejamos enfriar, cubrimos con papel film y refrigeramos durante 2 horas o toda la noche.

Brownie de tarta de queso y frambuesas

Brownie de tarta de queso y frambuesas ya degustado.

Para la cobertura de frambuesas necesitamos:

  • 300 ml de nata líquida, la más grasa que encontréis. 
  • 100 g de azúcar glas.
  • 150 g de frambuesas, o si no tenéis, fresas.

Batimos la nata con el azúcar y las frambuesas (previamente trituradas con un tenedor, por ejemplo) en nuestra amasadora o batidora y batimos hasta que esté firme pero no compacta.

La receta ahora nos pide desmoldar el brownie, pero yo no lo hice. Echamos la crema por encima y decoramos con algunas frambuesas o fresas. Volvemos a meterlo en la nevera para poder luego degustarlo, quizás en la cena o el desayuno.

¡Qué lo disfrutéis!

Berlinas rellenas de chocolate y batido de piña y coco

¡Hola! Ya se va notando que la fecha de los exámenes se va acercando 🙁 ¡Estoy desaparecida! Lo bueno es que con un poco de suerte este será mi último año y supongo que tendré un poco más de tiempo para hacer cosillas en la cocina y pasarme por aquí. Como compensación os traigo dos cositas: berlinas rellenas de chocolate y batido de piña y coco.

Primero vamos por lo más complicadillo: las berlinas. Esta receta la he sacado del libro de Xavier Barriga, Bollería, del que ya os hablé. He de decir que salen muy ricas, sobre todo para aquellos que os gusten los donuts. Eso sí, tengo que practicar un poco para que me salgan bien redonditas, ¡que me salieron un poco deformes! Si la próxima vez me salen mejor actualizaré el post con las nuevas imágenes y los posibles trucos que haya seguido 🙂 ¡Pero vamos ya con la receta!

Berlinas rellenas de chocolate.

Berlinas rellenas de chocolate.

Para 16 berlinas rellenas de chocolate necesitamos:

  • 500 g de harina de fuerza.
  • 10 g de sal.
  • 80 g de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 50 g de mantequilla.
  • 180 ml de agua.
  • 40 g de levadura fresca.
  • La ralladura de medio limón.
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo.
  • Aceite para freír.
  • Un bote de Nutella.
  • Azúcar glas.

Comenzamos amasando con el gancho de nuestra amasadora o a mano todos los ingredientes, excepto la mantequilla y la levadura. El agua lo echamos poco a poco y guardamos un poco para luego.

Cortamos la mantequilla en dados pequeños y la incorporamos fría a la masa. Amasamos hasta que esté completamente integrada. Si lo hacemos a mano deberemos hacer algunos descansos para que tanto la masa como nosotros reposemos. Ahora añadimos nuestra levadura a la masa con el agua para que se disuelva bien. Seguimos amasando hasta que la levadura se integre y la masa quede elástica. Sabremos que hemos terminado cuando la masa se despegue del bol de la batidora o no se nos pegue en nuestras manos. Si no es el caso, amasamos y amasamos.

Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar en un bol untado con aceite de oliva y tapado con film transparente durante una hora en la nevera. Una vez que haya pasado esta hora, dividiremos la masa en bolas de 60 gramos cada una y las ponemos en una bandeja con papel vegetal bastante separadas para que no se junten cuando crezcan. Volvemos a dejar reposar la masa en la nevera durante 30 minutos.

Ahora meteremos nuestra bandeja en el horno y las dejaremos reposar durante 90 minutos o hasta que hayan duplicado su volumen. Calentamos aceite a unos 170º o 180º C e introducimos las berlinas una a una con cuidado. Doramos ambas caras y sacamos. Dejamos enfriar sobre papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite.

Para rellenarlas hacemos un agujero con el filo de un cuchillo o hacemos círculos con un palillo y con una manga pastelera cargada de Nutella introducimos nuestra crema. Rebozamos las berlinas con azúcar glas.

¡Y ahora vamos con nuestro batido!

Para dos vasos de batido de coco y piña necesitamos: 

  • 1/2 piña.
  • 1 plátano.
  • 100 ml de leche de coco.
  • 1/2 lima.
  • 4 cubitos de hielo.

Lavamos la fruta y partimos la piña por la mitad. Quitamos las hojas, la cáscara y la parte central dura. Partimos la lima por la mitad y la exprimimos. No olvidemos quitar las pepitas que puedan caer pues harán que el batido sea amargo. Pelamos el plátano y ponemos todo en nuestra batidora. Batimos hasta obtener una textura fina. Si queremos, podemos añadir miel al gusto.

Batidos de coco y piña.

Batidos de coco y piña.

¡Qué aproveche y hasta la próxima!

Cake pops y batido de frambuesa y plátano

¡Hola chicos! Hoy os traigo dos cositas para que os hagáis una buena merienda 🙂 Por un lado unos cake pops con bizcocho de chocolate, Philadelphia Milka y Candy Melts con sabor a vainilla y por otro, un refrescante batido de frambuesa y plátano aprovechando la fruta de temporada.

Primero vamos con los cake pops. He de decir que no he seguido ningún libro específico ni nada por el estilo. Tan solo me fui informando por internet de lo básico e improvisé. ¡Son muy sencillos! Solo necesitamos un bizcocho de cualquier sabor (en mi caso fue la mitad de un bizcocho de chocolate de 23 cm de diámetro que me sobró de una tarta) y lo desmigamos. A estas migas le añadiremos Philadelphia Milka. No os puedo decir una cantidad específica, pues obviamente depende de la cantidad de bizcocho, pero por ejemplo yo eché 3 cucharadas generosillas. Solo necesitáis que las bolas adquieran un poco de consistencia y las migas dejen de soltarse. ¿De qué tamaño deben ser las bolas? Bueno, yo las hice un poco a ojo, supongo que va por gustos aunque tampoco pueden ser muy grandes porque la gravedad nos jugará una mala pasada. Siempre podéis utilizar moldes para cake pops y os ahorráis este paso.

Cake pops.

Cake pops.

Una vez las tengamos, las metemos en la nevera durante una hora más o menos para que cojan más consistencia. Derretimos nuestros Candy Melts siguiendo las instrucciones y si vemos que el chocolate queda demasiado espeso añadimos aceite de oliva suave o aceite de girasol (¡es a ojo lo siento!), o si tenéis, dos cucharadas de crisco. Os recomiendo ir probando, echamos un poco y removemos. Cuando lo tengamos a punto, metemos 1 cm más o menos de nuestro palito en los Candy Melts para luego insertarlo en una de nuestras bolitas. Tened cuidado de no atravesar la bola, con la mitad es más que suficiente. Dejamos reposar (yo lo hice en la misma bandeja con el palo hacia arriba) y mientras vamos haciendo el resto. Esto nos servirá de pie para que nuestra bola no se quiera suicidar y atravesarse todo nuestro palito 🙂

Después, volveremos a la primera para sumergirla en nuestro Candy Melt, dejando luego que los excesos caigan por su propio peso. Una vez que hayamos quitado el exceso, echamos por encima nuestros sprinkles y dejamos secar en un dummy por ejemplo. Fácil, ¿verdad? Yo al final solo tuve 3 bajas y creo que fue por mi culpa, pues los dejé demasiado tiempo sumergidos en el chocolate. ¡Así que cuidado!

Cake pops.

Cake pops.

¡Y ahora el batido! Para dos personas necesitaremos:

  • 2 naranjas.
  • 2 plátanos.
  • 250 g de frambuesas.
  • 100 ml de agua.

Lavamos la fruta, exprimimos las naranjas, pelamos los plátanos, ponemos todo en la batidora y… ¡batimos! ¡Rico, rico!

Batido de frambuesas y plátano.

Batido de frambuesas y plátano.

¡Qué los disfrutéis y hasta la próxima!

Pan de limón y tarta del Real Madrid

¡Hola! ¿Cómo fue el fin de semana? Por aquí estuvimos descansando y de cumpleaños. ¡Descansando porque tuvimos otra semana divertida de horneado y decoración en fondant! ¡Y es que hicimos nuestra segunda tarta fondant! Pero bueno, antes de hablaros de ella os dejo una receta de uno de mis libros favoritos (o el que más): el pan de limón de la pastelería Hummingbird. ¡Y es que este libro es genial! Todo lo que he hecho hasta ahora sale riquísimo y tierno y nunca tengo que añadirle más tiempo de horneado. Lo que dice va a misa ¡y va perfectamente!

Pan de limón.

Pan de limón brillantito, ¡brillantito!

Lo hicimos para que Sergio se lo llevara a sus compañeros de trabajo y, según me contó, les gustó. Por mi parte probé un cachito ¡y madre mía! ¡Vaya gusto de sabor a limón! Además muy tiernecito, más o menos como algo entre bizcocho y pan. Os lo recomiendo 🙂

La receta viene para un molde rectangular de 23 x 13 cm pero nosotros usamos uno de 30 x 11 cm y quedó genial. ¡Vamos con ella!

Para el pan de limón necesitamos:

  • 320 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • la piel de dos limones rallados.
  • 350 g de harina.
  • 1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 250 ml de leche.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 200 g de mantequilla derretida.

Precalentamos el horno a 170º C.

Batimos el azúcar, los huevos y la piel rallada del limón con una batidora o amasadora hasta que quede bien integrado todo. En otro cuenco tamizamos la harina, la levadura y la sal. La leche irá en otro recipiente junto al extracto de vainilla.

Ahora toca incorporar todo a la mezcla de azúcar poco a poco. Primero irá un tercio de la mezcla de harina y batiremos bien. Después un tercio de la mezcla de la leche y batimos. Repetimos dos veces más batiendo siempre hasta que todo esté bien incorporado. Volvemos a batir la mezcla a velocidad máxima, incorporamos la mantequilla y volvemos a batir bien. ¡Bate que te bate!

Finalmente vertemos nuestra mezcla en el molde (engrasado y cubierto con papel de horno) y horneamos durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el pan esté doradito y cuando lo presionemos vuelva a su posición 🙂 (¡cuidado de no quemaros!).

¡Después le podemos echar un almíbar de limón para intensificar más aún su sabor!

Para el almíbar de limón necesitamos:

  • El zumo y la piel de un limón.
  • 50 g de azúcar.
  • 100 ml de agua.

Ponemos la piel, el zumo de limón, el azúcar y el agua en un cazo pequeño y lo llevamos a ebullición a fuego lento. Subimos la temperatura y hervimos hasta que nuestra mezcla se reduzca a la mitad y haya adquirido consistencia de almíbar. ¡Y ya lo tenemos listo para que cuando saquemos nuestro pan a la rejilla podamos verterlo! 🙂

Pan de limón.

Pan de limón.

Y ahora os presento nuestra segunda tarta de fondant. Que aunque no es perfecta, creo que hizo bastante ilusión a quien estaba destinada (el abuelo de Sergio) ¡y eso es lo que cuenta! ¡Aunque no me guste el tema!

_MG_7875-Editar-2

Tarta del Real Madrid.

Estaba pensada para unas 18 personas y la verdad es que no sobró mucho. No os dejo la receta porque es la misma de la última tarta de fondant (ver aquí). La única diferencia es que la hicimos en un molde de 23 cm de diámetro y que tiene tres capas en lugar de dos. También tuvimos que cambiar de marca de fondant (Credipaste) porque no había el que usamos normalmente (Funcakes) y la verdad es que se hizo difícil el trabajarlo. Aun así, está mucho más bueno. Tendremos que probar con tartas más pequeñas a ver que tal… ¡Ah sí! Y tengo que buscar y experimentar más recetas que me sirvan para cubrir con fondant ¡o arruinaré la dieta de todos los que me rodean!

Y creo que eso es todo… Tengo pendiente hacer unos cake pops esta semana para aprovechar algo de bizcocho que me sobró de esta tarta. Ya veremos cuándo porque este finde es Expotarta (¡qué miedo para mi bolsillo!).

¡Un beso!

Bizcocho de chocolate con Nutella

¡Hola! Tenía esto un poco abandonado ¡pero la semana pasada fue intensa! Entre la vuelta de vacaciones, las compras para preparar mi tarta de cumpleaños y la preparación de esta (¡primera con fondant en casa!), unido al curso de cupcakes del sábado… No he tenido tiempo de pasarme por aquí. Pero he de decir que ¡ojalá todas las semanas fueran iguales!

Mi tarta de cumpleaños!

¡Mi tarta de cumpleaños!

También estuvo la celebración con mis amigas que me regalaron un delantal ¡bordado y personalizado! ¡Y es que aún no tenía delantal aunque parezca mentira! Como tampoco nunca me he puesto cara en este blog, os dejo una foto con mis amigas y mi delantal ^^

De izquierda a derecha: Tamara, Gema (yop!) y Gaby

De izquierda a derecha: Tamara, Gema (¡yo!) y Gaby.

¡Pero bueno! Vamos con lo que nos trae por aquí:¡ nuestra receta! Esta receta me la dieron en el curso de tartas de Vainilla y Caramelo ¡que recomiendo encarecidamente! (Resultado del curso aquí). Es para un bizcocho de 23 cm de diámetro, pero yo lo usé con un molde de 20 cm de diámetro y 10 cm de altura (PME) para que me saliera bastante alto y así poder cortarlo en varias capas.

Para el bizcocho de chocolate necesitamos:

  • 280 g de harina.
  • 185 g de azúcar.
  • 220 g de azúcar moreno.
  • 250 g de mantequilla.
  • 4 huevos.
  • 1/4 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1/2 cucharadita de levadura Royal.
  • 125 g de chocolate de postres derretido.
  • 250 ml de buttermilk (250 ml de leche y 1 cucharada de vinagre durante 1 minuto en el microondas).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Foto por aquí, foto por allí...

Foto por aquí, foto por allí…

Preparamos el molde forrándolo con papel de horno con ayuda de un poco de mantequilla y precalentamos el horno a 180º C. Derretimos el chocolate al baño maría y dejamos que se enfríe. Por otro lado, tamizamos la harina, la sal, la levadura y el bicarbonato y reservamos.

Con una batidora de varillas o una amasadora batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta conseguir una mezcla esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno batiendo de forma que queden bien incorporados. Echamos el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Añadimos el chocolate derretido y continuamos batiendo hasta que quede una mezcla uniforme.

Cogemos nuestros ingredientes secos y vamos añadiendo poco a poco, intercalándolos con la buttermilk. Batimos bien antes de incorporar el resto. Una vez esté todo, echamos la masa a nuestro molde y lo horneamos durante 45 minutos (depende del horno, siempre comprueba con un palillo o cake tester. Si sale limpio, está listo nuestro bizcocho).

Dejamos enfriar el bizcocho en una rejilla unos 15 minutos y lo sacamos del molde. Cuando se enfríe por completo lo envolvemos en papel film y lo meteremos a la nevera (si vamos a montar nuestra tarta al día siguiente) o al congelador (si vamos a tardar bastante en hacerlo). No os preocupéis si os queda demasiado tierno, con la nevera se endurece un poco 🙂

Cangrejo y ballena de fondant

Cangrejo y ballena de fondant.

Para que nuestro bizcocho nos quede más jugoso le echaremos un almíbar de vainilla en cada una de las capas.

Para el almíbar de vainilla:

  • 100 g de azúcar.
  • 100 g de agua.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

En un cazo calentamos el azúcar y el agua hasta que queden integrados (también podemos hacerlo en el microondas). Una vez que la mezcla esté homogénea, echamos el extracto de vainilla. Lo dejamos enfriar y lo metemos en un biberón para bañar nuestro bizcocho 🙂

Para el buttercream de Nutella:

  • 250 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 g de azúcar glas o icing sugar.
  • 3 cucharadas generosas de Nutella (es al gusto).
  • 1-2 cucharadas de leche (depende si veis la mezcla demasiado seca y espesa).

Tamizamos el azúcar glas y lo batimos con la mantequilla hasta que estén bien integrados. Añadimos la Nutella y comenzamos a batir. Añadiremos la leche si es necesaria y batiremos durante 5-10 minutos. Con ayuda de una espátula rellenamos y cubrimos nuestro bizcocho.

Para cubrir la tarta (de 20 cm de diámetro x unos 8 cm de alto) nosotros utilizamos unos 600 g de fondant, aunque luego sobró (¡prometo hacer un tutorial para montar una tarta cuando tengamos más experiencia!). Para las decoraciones usamos el molde de Wilton de motivos marinos y fondant mezclado con pasta de flores. Los muñecos también son de fondant con pasta de flores modelados siguiendo el maravilloso libro de Jan Clement-May: Guía Squires Kitchen para modelar animales de azúcar (¡prometo hacer también algún día un tutorial de figuritas!).

Molde Wilton y libro de modelado de animales

Molde Wilton y libro de modelado de animales.

Para acabar os dejo el resultado del curso de cupcakes que hicimos (¡adivinad cuáles son hechos por mí y cuáles por Sergio!)

¡Qué disfrutéis todo y hasta la próxima!

Curso de cupcakes

Curso de cupcakes.

 

Macarons de chocolate y avellana

¡Hola! Hoy os traigo una receta “macaronil”: ¡¡¡Macarons de chocolate y avellana!!! Y es que por fin nos han salido bastante decentes (sí, ya se que aún tienen grumitos… ¡pero no están ni rotos, ni pegajosos como los primeros! y muchos tienen un hermoso pie ^^). Los grumitos no sé si serán por las avellanas o porque no se mezcló del todo bien (esto de que no se pueda mezclar mucho porque sino se bajan las claras ufff).

Macaron de chocolate y avellanas! Mmmm!!!

Macaron de chocolate y avellanas! Mmmm!!!

Sí, son complicadillos de hacer… pero ya se sabe lo que se dice: cuanto más grande es el reto, ¡mayor será la satisfacción ^^! La receta la saqué del libro de Macarons de Annie Rigg que me compré el otro día junto al del de la pastelería de Hummingbird, ¡los dos geniales!

Más libros!

¡Más libros!

¡Vamos con la receta!

Para unos 30 macarons de chocolate y avellana necesitamos:

  • 200 g de azúcar glas.
  • 50 g de almendras molidas.
  • 50 g de avellanas sin cáscaras molidas.
  • 120-125 g de claras de huevo (unos 3 huevos).
  • Una pizca de sal.
  • 40 g de azúcar.
  • 1 cucharada de cacao en polvo.

Antes de todo preparamos uno o dos moldes de macarons o dos bandejas normales con papel de horno. Yo no tengo moldes y utilizo una plantilla con circulitos de unos 5 cm de diámetro, pues siempre hay que ir a lo económico pero práctico ^^

Comenzamos entonces a mezclar bien en un bol el azúcar glas (tamizado) con el cacao en polvo, las almendras y las avellanas molidas. En otro montamos las claras a punto de nieve. Una vez que estén montadas vamos echando el azúcar normal poco a poco mientras seguimos batiendo hasta que la mezcla quede compacta y blanca.

Con una cuchara grande de metal comenzamos a incorporar la mezcla del azúcar glas a las claras de huevo. Tenemos que mezclarlo bien pero con cuidado de que no se bajen las claras. ¡¡Es mejor que queden grumitos a que se bajen!! Al final quedará una especie de papilla para niños.

Macaron!

¡Macaron!

Llenamos la manga pastelera (echando la mezcla desde el bol y sin cuchara) y le ponemos una boquilla de 1 cm. ¡Comenzamos a hacer nuestros macarons en la bandeja!

Cuando terminemos habrá que esperar entre 15 minutos y dos horas (depende del tiempo que los macarons tarden en secarse) para que después nos salga el pie característico de los macarons. Para saber si están secos los tocamos con cuidado y comprobamos si no están pegajosos o húmedos.

Precalentamos el horno a 170º C y los horneamos arriba y abajo en el estante medio del horno (¡solo una bandeja!) durante 10 minutos. Y ¡voilá! ¡Ya tenemos nuestros macarons! Dejamos enfriar ^^

Macarons!

¡Macarons!

Para la crema de chocolate y avellanas necesitamos:

  • 35 g de avellanas molidas.
  • 4 cucharadas de leche condensada.
  • 50 g de chocolate negro.
  • 1 cucharada de nata líquida.
  • Una pizca de sal.

Fundimos la leche condensada con el chocolate negro al baño maría hasta que la mezcla quede homogénea. La enfriamos y batimos junto a las avellanas, incorporando la nata y la sal. Dejamos que se espese un poco y lo echamos en una manga pastelera. ¡¡A rellenarlos!!

¡¡Espero que os gusten!! ¡¡Están muy buenos!!^^

P.D.: ¡Los he vuelto a hacer para llevar a mi casa en Melilla y han sido todo un éxito ^^!