Helado de cookies

¡Hola! Siento tener abandonado el blog, pero las vacaciones son las vacaciones. Este año ha tocado visitar Viena durante una semana y la verdad es que ha estado muy bien el viaje. Eso sí, mucho calor, diría que incluso más que en Madrid y eso ya creo que es difícil. Lo peor es que no había en casi ningún sitio aire acondicionado, ni siquiera en el hotel, donde solo teníamos un ventilador. ¡Ni cuando llegaba la noche refrescaba! ¡Qué bien nos hubiera venido tener esta receta que os pongo a continuación!

Se trata del segundo helado que hacemos ya con nuestra heladera Fagor ICE16: ¡helado de cookies! (Del primero no escribiré, pues salió muy poca cantidad y creo que no merece la pena… aunque estaba bastante bueno, tendré que hacer algo con él).

Aquí foto de la heladera.

Es un helado que se hace bastante rápido y que realmente está delicioso… Y yo que creía que el helado de Nutella de Alma estaba bueno… Nada que envidiar a este. Para este helado necesitaremos azúcar invertido, así que os dejo aquí la receta:

Para el azúcar invertido necesitamos:

  • 350 g de azúcar.
  • 150 ml de agua.
  • Sobre blanco y morado de gasificantes Hacendado.

En una cacerola echamos el azúcar, el agua y el sobre blanco (ácido tartárico y málico). Lo llevamos a ebullición a fuego intermedio, removiendo constantemente.

Cuando hierva, lo retiramos y añadimos el sobre morado (bicarbonato). Removemos hasta que se baje la espuma que se haya generado y metemos nuestro azúcar invertido en un bote de cristal. En el frigorífico puede durar hasta 1 año.

Para el helado de cookies necesitamos:

  • 250 ml de leche.
  • 400 ml de nata para montar.
  • 1 vaina de vainilla.
  • 4 yemas.
  • 70 g de azúcar.
  • 40 g de azúcar invertido.
  • 3 o 4 cookies (como Chips Ahoy).

Helado de cookies.

Helado de cookies.

Abrimos la vaina de vainilla, sacamos las semillas y reservamos.

En un cazo llevamos a ebullición la leche, el azúcar normal e invertido, las semillas y la vaina de vainilla vacía, retiramos del fuego y colamos. Batimos las yemas y las echamos en otro cazo. Incorporamos la mezcla de leche poco a poco a las yemas sin dejar de batir para que no se cuajen y ponemos de nuevo todo a fuego lento, batiendo constantemente. Estará listo cuando esté muy espeso. Una vez sacado incorporamos la nata y batimos hasta que quede bien mezclado.

Machacamos nuestras galletas con un mortero y las incorporamos a la mezcla.

Sin heladera.

Echamos la crema en un bol y lo metemos al congelador. Cada hora durante 3 horas lo sacaremos y batiremos. Es importante que hagamos esto para que nuestro helado no se cristalice. Por último necesitaremos por lo menos unas 12 horas en el congelador para poder consumirlo.

Con heladera.

Seguimos las instrucciones de nuestra heladera. En nuestro caso, necesitábamos meter el bol de la heladera en el congelador durante al menos 12 horas, echar la crema y dejar remover a la heladera durante 30 minutos. También necesitaremos por lo menos unas 12 horas en el congelador para poder consumirlo.

¡Espero que os guste y hasta la próxima!

¡Un beso!

Tarrina de helado de cookies.

Tarrina de helado de cookies.

Cookies de chocolate con pepitas de chocolate blanco

¡Hola!

Hoy tocan galletas. Y conociéndome  tenían que ser de chocolate. De chocolate negro, pero con pepitas de chocolate blanco. El resultado… ¡Cookies de chocolate con pepitas de chocolate blanco!

Un poco deformes, pero ricas.

Un poco deformes, pero ricas.

¿Os gustan las galletas crujientes? ¿O sois más de galleta blandita y jugosa? Yo soy de las que piensa que depende del día. Y hoy era el día de las galletas blanditas y jugosas. La receta es de uno de mis blogs favoritos: Sally’s Baking Addiction pues parece que esta chica y yo tenemos mucho en común en cuanto a gustos por la comida. Cosa que publica, cosa que por lo general me gusta. Y las cookies de chocolate son algo que nos gusta a ambas.

Como podéis ver las cantidades están en cups, tablespoons y teaspoons, así que las he pasado a gramos para los que no tengáis estos medidores. De todas formas son baratillos. Estos me costaron en total unos 8€ y además son bonitos (¡colores!). ¡Pero vamos ya con la receta!

Cucharas medidoras.

Cucharas medidoras.

Para unas 16 cookies grandes de chocolate con pepitas de chocolate blanco necesitamos:

  • 110 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100 g de azúcar normal.
  • 110 g de azúcar moreno.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 120 g de harina.
  • 50 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Una pizca de sal.
  • 2 cucharadas de leche.
  • 180 g de pepitas de chocolate blanco.

Batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que la mezcla se integre y quede cremosa. Batimos en un bol aparte el huevo con el extracto de vainilla y lo añadimos a la mezcla de la mantequilla, batiendo hasta que todo se integre. En otro bol tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal y vamos añadiendo todo poco a poco a la mezcla de la mantequilla. Batimos y con nuestra espátula vamos despegando lo que se pega en el bol. Una vez que tengamos la mezcla de harina totalmente echada, echamos la leche. Tienen que ser 2 cucharadas, ni más, ni menos, pues si no la masa será imposible de trabajar. Batimos y echamos nuestras pepitas. Las distribuimos bien y volvemos a despegar con la espátula nuestra masa del bol. Esta masa quedará pegajosa, pesada y difícil de manejar, por lo que tenemos que dejarla reposar en la nevera (con papel film) durante al menos dos horas, máximo 36 horas.

Galleta mordida.

Galleta mordida.

Precalentamos el horno a 170º C.

Después del reposo en la nevera dividiremos la mezcla en 16 bolitas iguales o si tenéis los medidores podéis utilizar dos tablespoons y hacer una bolita. Ponemos algunas pepitas encima de nuestras bolitas ¡y al horno! Horneamos durante 12 minutos más o menos. Las galletas parecerán que no están hechas pero sí que lo están. De todas formas podéis presionarlas ligeramente (y con cuidado para que no os queméis) para ver si están demasiado blandas. Tened en cuenta que una vez fuera, ya en la rejilla, endurecen un poco.

Las galletas duran en un recipiente cerrado perfectamente 7 días. No se endurecerán pero tampoco creo que os vayan a durar tanto. Están muy buenas, de verdad. Y eso es todo por hoy, ¡hasta la próxima!

P.D.: ¿Sabéis qué puedo hacer para que no me salgan tan feas? ¿Y qué chocolate puedo usar para que no se queme? Este era chocolate valor.