Bizcocho de café y polos de mojito

¡Hola! ¡Siento no haber aparecido en todo un mes! Las vacaciones se van acabando y necesito encontrar un trabajo, cosa que hasta ahora no ha tenido mucho éxito… ¡No habrá que desesperar! También me estoy sacando el carné de conducir. ¡Sí, por fin! Me ha costado lo mío pero parece que lo conseguiré. Es probable que dentro de dos semanas ya me presente al teórico.

Y como siempre, no he parado de hornear y por supuesto, de hacer helados. Así que tenemos que ponernos al día bastante. Para retomarlo os sugiero un bizcocho de café de Las recetas de la pastelería Hummingbird. Esta receta la hice durante mis vacaciones en Melilla por lo fácil que es hacerla y por lo poco que requiere (no son ingredientes para nada raros que me costara horrores encontrar en Melilla). Salvo que en esa ocasión no le hice la crema que la pastelería Hummingbird nos sugiere por falta de una batidora en condiciones. Pero aun así os la pongo que seguro que ambas cosas quedan deliciosas juntas. ¡Vamos con la receta!

DSCF5040

Para un bizcocho de café (molde en forma de anillo de 25 cm de diámetro) necesitamos:

  • 2 cucharadas de café instantáneo granulado (nos vale el Nescafé).
  • 450 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 450 g de azúcar.
  • 8 huevos.
  • 450 g de harina.
  • 2 cucharadas de levadura química.
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo.

Ponemos el café instantáneo granulado y 170 ml de agua en un cazo y lo llevamos a ebullición a fuego medio. Hervimos hasta que la mezcla se reduzca a la mitad y retiramos del fuego. Dejamos enfriar por completo.

Preparamos nuestro molde y precalentamos el horno a 170º C.

Batimos la mantequilla, el azúcar y la mezcla de café fría con una amasadora o batidora hasta que los ingredientes estén bien mezclados. Agregamos los huevos uno a uno, mezclando bien y rebañando con una espátula las paredes del cuenco tras cada adición.

Tamizamos la harina, la levadura y el cacao y lo vamos incorporando poco a poco a la mezcla anterior mientras batimos. Tiene que quedar todo bien mezclado y esponjoso.

Vertimos la masa en el molde y alisamos la superficie. Horneamos durante 40 minutos, más o menos, o hasta que el bizcocho parezca firme y al tocarlo vuelva a su posición (¡cuidado con la temperatura!). Lo dejamos enfriar ligeramente en el molde antes de desmoldarlo. Lo desmoldamos sobre una rejilla hasta que se enfríe por completo.

Para el glaseado de vainilla necesitamos:

  • 250 g de azúcar glas o icing sugar tamizado.
  • 80 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 25 ml de leche.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Batimos el azúcar glas y la mantequilla en una amasadora o batidora a velocidad media-baja hasta que estén bien mezclados. Bajamos la velocidad y mezclamos en otro cuenco la leche y el extracto de vainilla. Los añadimos a la preparación, poco a poco, incorporando dos cucharadas cada vez. Cuando hayamos añadido todo subimos la velocidad al máximo y batimos hasta que el glaseado esté ligero y esponjoso, 5 minutos como mínimo.

Echamos el glaseado sobre nuestro bizcocho y decoramos con virutas de chocolate.

Y de regalo ¡polos de mojito! Sí, otra vez con los mojitos.

Polos de mojito.

Polos de mojito.

Para 6-8 polos de mojito necesitamos:

  • 1 lima.
  • 1 manojo de hierbabuena.
  • 350 ml de agua.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 3 cucharadas de ron.

Lavamos la lima y sacamos su raspadura. La exprimimos.

Reservamos unas hojas de hierbabuena y el resto lo majamos en el mortero.

Vertimos el agua en un cazo y añadimos el azúcar y la piel de lima. Sin dejar de remover, calentamos hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Añadimos la hierbabuena majada, apartamos del fuego el cazo y dejamos reposar la mezcla 10 minutos tapada. Lo destapamos y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Pasamos la mezcla por un colador y añadimos el zumo de lima y el ron. Picamos las hojas de hierbabuena reservadas y las añadimos.

Repartimos la preparación entre los moldes y los metemos en el congelador durante un mínimo de 8 horas. ¡Y ya los tenemos! ¡Qué aproveche!

¡Un beso y hasta la próxima!

Helado de mojito y mojito

¡Hola! Ya estoy aquí de nuevo con algo fresquito. Esta vez toca dos cositas: ¡helado de mojito y mojito! (no sé qué nos estará pasando con los mojitos este año en mi casa…).

El helado es un helado bastante refrescante y con bastante buen sabor ^^ La verdad es que me gusta mucho, pero aun así el helado de cookies sigue siendo mi favorito (¿no lo habéis probado aún?).

¡Vamos con nuestra primera receta!

Helado de mojito.

Helado de mojito.

Para el helado de mojito necesitamos:

  • 350 ml de nata para montar.
  • 250 ml de leche.
  • 60 g de azúcar moreno.
  • 60 g de azúcar blanco.
  • 40 g de azúcar invertido.
  • 4 yemas.
  • 60 ml de zumo de lima exprimido.
  • 75 ml de ron blanco.
  • 20-25 hojas de hierbabuena.

Ponemos a calentar la leche, la nata y los azúcares en un cazo hasta que empiece a hervir la mezcla. Retiramos del fuego y añadimos las hojas de hierbabuena. Dejamos reposar la mezcla durante media hora y colamos las hojas.

En un cuenco aparte batimos las yemas a las que añadimos despacio la mezcla de leche removiendo siempre. Volvemos a poner al fuego y sin parar de remover esperamos a que la mezcla espese, sin que hierva. Dejamos que se enfríe. Añadimos el zumo de lima y el ron y removemos.

Ahora tenemos dos opciones:

Con heladera solo tendremos que seguir sus instrucciones para terminar nuestro helado.

Sin heladera necesitaremos meter el helado en un recipiente y guardarlo en el congelador. Durante tres horas tendremos que sacarlo cada hora y batirlo para que no se cristalice.

¿Y por qué no tomarnos luego un mojito con las limas que nos han podido sobrar?

¡Mojitos para todos!

¡Mojitos para todos!

Para un vaso de tubo de mojito necesitamos:

  • 40 ml de ron blanco.
  • 30 ml de zumo de lima exprimida.
  • 6 hojas de hierbabuena.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • Sprite o algo parecido al gusto.

Mezclamos el zumo de lima con el azúcar y las hojas de hierbabuena y aplastamos ligeramente con un mortero la mezcla para que la hierbabuena suelte su esencia. Agregamos el ron blanco y removemos. Añadimos unos hielos y nuestro Sprite al gusto y decoramos con unas hojas de hierbabuena y una rodaja de lima.

¡Espero que estéis disfrutando a tope de lo que nos queda de verano!

¡Un beso!